Cristianos en China piden oración ante rápida propagación del Coronavirus, «Confiamos en Dios»

Debido al reciente brote mortal del Coronavirus, son muchos los ciudadanos chinos que están desesperados por no contagiarse, los cristianos están solicitando oración por su país.

Según la organización BarnabasFund, un cristiano le hizo llegar una carta anónima expresando su fuerte preocupación por la gravedad en la que se encuentra su país por esta enfermedad, la cual ya ha matado a más de 100 personas.

“Con respecto a la situación en China, esto es realmente grave. La gente tiene miedo. Cerca de 11 millones de ciudades están en cuarentena. Muchos vídeos circulan en Internet, mostrando a personas cayendo en las calles, mostradores de tiendas vacías, hospitales llenos de gente desesperada que grita, cuerpos cubiertos en los pasillos de los hospitales«, expresó en letras.

«Esto es grave»

Esta persona, que viven en cerca de la ciudad de Wuhan, dice que los médicos lloran al ver que hay más contagiados de lo que se dice, muchas personas moribundas que ya no pueden ayudar por la escasez de medicinas.

«También hay información de que hay escasez de personal médico y medicamentos», dice.

El relato cuenta como las personas tienen miedo de salir a la calle y están encerrados en sus casas, siguiendo las recomendaciones que ya han dado, otros se aferran a las máscaras desechables para poder salir, las cuales también son difíciles de encontrar.

“Mientras escribía esta carta, recibí un mensaje de la policía de que algunos tipos de transporte ya no están en nuestra ciudad. Y si alguien se siente mal o quiere salir de la ciudad, es necesario comunicarse con un número especial”, explica.

«Tengo miedo pero confiamos en Dios»

Asimismo, el hombre dice que aunque tiene miedo por su familia y el rápido contagio, su fe en Dios no desfallece, pues se aferran a la oración para poder sobrevivir.

“El virus se está acercando cada vez más a nosotros. Tengo miedo por mi familia, pero confiamos en Dios. Lamentablemente, la ciudad de Wuhan no está lejos de nosotros, está a unos 600 km. No hay nada que podamos hacer al respecto, solo podemos rezar, fortalecer la inmunidad y mantener la higiene”, escribió.

De igual manera, dice que todos los cristianos en China están unidos en oración para que Dios tome el control y envía bendiciones a quienes puedan sembrar un clamor a favor de ellos.

«Los creyentes de toda China están unidos en oración y también los invitamos a orar. Gracias por su amoroso apoyo y cuidado por nosotros. ¡Gracias a Dios por todo! ¡Abundantes bendiciones!”, finaliza.

Sabemos que para Dios no hay nada imposible y que Jesús venció toda enfermedad en la cruz, pero que no decaiga la carga de una oración por nuestros hermanos en China y para todos aquellos que están contagiados. Amén.